fbpx

Leche, aspectos nutricionales

leche

La ingesta exclusiva de leche humana durante los seis primeros meses de vida, es el estándar para la alimentación de un bebé, la lactancia se debe mantener al menos hasta los dos años o más, lo que demuestra la importancia de la leche en el crecimiento y desarrollo humano (Ballard & Morrow, 2012).

Sin embargo, surgen muchas controversias sobre el consumo de leche de otras especies en la adultez.

Leche humana.

mujer lactante

Imagen 1. Fotografía de lactancia.

Los primeros días post parto la leche se denomina colosturm, es rica en componentes inmunológicos (inmunoglobulina [IgA], lactoferrina y leucocitos), tiene bajo componente de lactosa, lo que indica que tiene más funciones inmunológicas que nutricionales (Ballard & Morrow, 2012) .

La lactogénesis o síntesis de leche humana, se realiza en promedio 72 horas post-parto.

Composición de la leche humana.

La composición de la leche humana varía, entre madres y en según la etapa de lactancia.

En la siguiente tabla mostramos las concentraciones.

Macronutrientes.

Tabla 1. Concentración de macronutrientes en la leche materna.

Nutriente

Nivel mínimo

Nivel máximo

Proteínas

0,9 g/dl

1,2 g/dl

Grasas

3,2 g/dl

3,6 g/dl

Lactosa

6,7 g/dl

7,8 g/dl

Energía

65 Kcal/dl

70 Kcal/dl

Las proteínas más abundantes en la leche humana son en su orden: caseína, α-Lactoalbúmina, lactoferrina e Inmunoglobulina A, lisozima y albúmina.

La grasa que se encuentra es el ácido palmítico, acido oléico (omega 9), sin embargo, el contenido de grasas saludables poliinsaturadas (PUFAs), es bajo en mujeres que siguen dieta occidental (Ballard & Morrow, 2012) .

Micronutrientes.

La leche humana contiene vitaminas A, B1, B2, B6, B12, D y yodo. La concentración de vitamina K es extremadamente baja, por eso se coloca una inyección de vitamina K al recién nacido.

Compuestos bioactivos.

Un compuesto bioactivo se define como un elemento que produce cambios en la función biológica, con un impacto positivo en la salud del individuo.

Epidermal Growth Factor (EGF). Factor de crecimiento epidérmico. Es una sustancia que ayuda a la maduración del intestino del recién nacido y lactante.

Brain Derived Neurotrophic Factor (BDNF). Factor neurotrópico derivado del cerebro. Esta sustancia ayuda a la formación y desarrollo del sistema nervioso del bebé.

Insulin Like Growth Factor 1 (IGF-1). Factor de crecimiento similar a la insulina. No está muy clara la función de este compuesto bioactivo, se cree que tiene que ver con estímulo de la hematopoyesis (formación de células sanguíneas).

Vascular Endotelial Growth Factor (VEGF). Factor de crecimiento endotelial vascular. Ayuda a maduración de la retina.

Eritropoyetina (EPO). Hormona encargada de aumentar la producción de glóbulos rojos.

Calcitonina y Somatostatina. Son hormonas, su papel en la leche materna no está bien establecido.

Adiponectina. Es una hormona que regula la inflamación.

Transferencia de células como linfocitos, macrófagos que ayudan a la inmunidad del lactante.

Citoquinas. Son sustancias que tienen diferentes funciones en el sistema inmune, incluido la movilización celular a sitios donde se requieran, comunicación entre las células, regular la inflamación y reparación de tejidos.

Oligosacáridos. Actúa como prebiótico, ayuda a mejorar la microbiota intestinal.

Beneficios de la leche humana para la salud.

La leche humana no solo tiene funciones nutricionales, sino también inmunológicas. Los niños alimentados con lactancia materna desarrollan menos alergias, tienen menos índices de obesidad que los que han sido alimentados con leches maternizadas.

Leche de vaca.

Factores de transferencia

Imagen 2. Fotografía de leche de vaca.

La leche de vaca está omnipresente en la mayoría de las culturas, es la leche más consumida en todo el mundo.

Composición de la leche de vaca.

La proteína de la leche de vaca está en mayor concentración que en la leche humana (3,6 versus 1,2 g/dl), es una proteína de alto valor biológico, tiene todos los aminoácidos esenciales.

Sin embargo, la caseína de la leche de vaca, no es idéntica a la proteína de la leche humana, y en algunas ocasiones, se comporta como un antígeno extraño, causando alergias.

Las grasas son principalmente triglicéridos y ácidos grasos saturados de cadena corta, media y larga, con menor concentración de ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados.

La concentración de lactosa es del 6.8 g/dl y ofrece aproximadamente 65 Kcal/dl.

Provee minerales como calcio, hierro, yodo, magnesio, zinc, selenio, sodio, potasio y fósforo.

También ofrece vitaminas B1, B2, B3, B6, B9, B12, vitamina C, vitamina A, vitamina D, carotenoides. Sin embargo, en las leches semidescremadas se pierden las vitaminas liposolubles (A, D).

Tabla 2. Valor nutricional de la leche de vaca entera. Fuente: (Mesejo Alfonso et al., 2012)

valor nutricional de la leche de vaca

Beneficios y riesgos de la leche de vaca para la salud.

La leche de vaca provee proteínas de alta calidad y un aporte nutricional importante, estudios epidemiológicos soportan el consumo de leche de vaca con la disminución de la prevalencia de varias enfermedades crónicas, cardiovasculares, cáncer, obesidad y diabetes (Pereira, 2014).

Sin embargo, “la leche de vaca de producción industrial que la sociedad moderna consume hoy en día, no es igual a la leche de vaca obtenida de vacas de pastoreo que se consumía hace algunas décadas”.

La leche de vaca de producción industrial, está más cargada de xenobióticos (hormona de crecimiento [GH], factor de crecimiento similar a la insulina [IGF-1], estrógenos, contaminación [aflatoxinas, bisfenol A, micro plásticos y pesticidas]) (Melnik et al., 2023)

Además, la leche de vaca contiene exposomas, que son partículas muy pequeñas llamados micro RNAs (miRs), que sobreviven a la pasterización, pero no a UHT, que tienen una correspondencia igual a los miRs humanos, eso da como resultado la sobreexpresión de oncogenes (genes que promueven el cáncer) (Melnik et al., 2023).

Dos estudios epidemiológicos prospectivos revelan asociación entre alto consumo de leche de vaca con mayor riesgo de cáncer de mama estrógeno receptor α positivo (ER+) (Fraser et al., 2020).

Igual ocurre con el cáncer de próstata, que también es un cáncer hormonodependiente, estudios epidemiológicos soportan una asociación positiva entre cáncer de próstata y consumo de leche (Sargsyan & Dubasi, 2021).

Desde este punto de vista, nosotros como médicos, nutriólogos o nutricionistas, debemos evaluar las condiciones individuales y discutir con cada paciente la reducción o eliminación de la leche de vaca, para aquellos con riesgos de esos tipos de cáncer.

Otras leches de origen animal.

Leche de búfala.

Leche de bufala

Imagen 2. Fotografía de leche de búfala.

La leche de búfala o búfalo, es la segunda leche más consumida a nivel mundial, se consume principalmente en el Asia, siendo India, Pakistán y China, los principales consumidores.

La leche de búfala es apreciada por su suave sabor y alto contenido proteico que oscila entre 4,38 a 5.08 % dependiendo de la raza.

Contiene más proteínas que la leche de vaca, la principal la caseína, con todos los aminoácidos esenciales, los aminoácidos más abundantes son el ácido glutámico y la prolina.

En cuanto a las grasas, la leche de búfala tiene el doble de contenido graso que la leche de vaca, lo que le da un sabor más cremoso.

También tiene alto contenido lípidos polares fosfatidiletanolamina, fostatidilcolina, fosfatidilglicerol y fosfatidilinositol, nutrientes importantes para formación de membranas celulares y función del sistema nervioso.

El contenido de colesterol es de aproximadamente 250 mg/100g y contiene otros 6 esteroles: dentro de ellos el escualeno.

El contenido de lactosa es significativamente menor que en la leche de vaca, lo que la hace más fácil de digerir.

Leche de cabra.

Leche, aspectos nutricionales 1

Imagen 3. Fotografía de leche de cabra.

La cabra fue el primer animal domesticado capaz de producir alimento, hace 10 mil años.

Se debe tener en cuenta que la cabra es capaz de transmitir al humano la brucelosis o fiebre de malta, por lo que su explotación debe seguir unos principios básicos, en que la salud sea parte del mismo.

En 100 gramos de leche de cabra aportan: Calorías: 70 kilocalorías. Hidratos de carbono: 4,5 g; Proteínas: 3,3 g; Grasas: 4 g; Colesterol: 11 mg; Índice glucémico: 24; Vitaminas: A, D y C, y en menor cantidad B1, B2, B3, B5 y B12; Minerales (calcio, fósforo, potasio, magnesio, hierro, zinc, selenio, manganeso y cobre) (Bidot-Fernández, 2017).

La caseína de la leche de cabra es diferente a la de la leche de vaca, tiene más glicina y menos aminoácidos sulfurados, lo que la hace menos alergénica (Bidot-Fernández, 2017).

Los triglicéridos componen el 98% de la grasa de la leche de cabra, y tiene menos colesterol que la leche de vaca.

La leche de cabra tiene un 13% menos lactosa que la leche de vaca, por lo que los bebés y lactantes toleran muy bien esta leche, en caso de que la madre no pueda amamantar.

La leche de cabra tiene una composición sorprendentemente similar a la leche materna.

La leche de cabra, en comparación con la leche de vaca, tiene la misma cantidad de proteínas, grasa, hierro, vitamina C y D. La leche de cabra contiene mayor cantidad de vitaminas A y B y menor contenido de lactosa.

Bebidas vegetales.

Es un error llamar a las bebidas vegetales leches. La bebida de almendras, coco, soya y otras, no tienen ni de cerca las ventajas nutricionales de las leches de origen animal, por lo tanto, no son un remplazo para ellas.

Las personas que deciden incluir las bebidas vegetales en su dieta, deben estar conscientes de que deben adquirir los nutrientes por otro tipo de alimentos, ya que las bebidas vegetales no son capaces de proveer los nutrientes necesarios.

Es la leche ideal para personas alérgicas a la proteína de la leche de vaca.

Conclusiones.

La lactancia materna debe ser exclusiva hasta los 6 meses de vida, y debe mantenerse al menos hasta los dos años de edad.

La leche materna no solo juega un papel nutricional, sino también de desarrollo inmunológico del recién nacido y lactante.

La leche de vaca es un alimento fuente de nutrientes importante, que dentro de una dieta balanceada provee protección contra varias enfermedades crónicas.

Sin embargo, estudios epidemiológicos relacionan positivamente el alto consumo de leche de vaca con el cáncer de mama y cáncer de próstata.

Otros tipos de leche importantes son la leche de búfala que tiene una composición nutricional mayor que la leche de vaca.

La leche de cabra es una alternativa para bebés que no pueden ser amamantados, para personas con alergias a las proteínas de la leche de vaca y pacientes que sufren de enfermedades inflamatorias intestinales.

Dr. Andrés Naranjo Cuéllar.

Médico y Cirujano.

MsC en Nutrición.

Asesoria nutricional.

Bibliografía.

Ballard, O., & Morrow, A. L. (2012). Human Milk Composition: Nutrients and Bioactive Factors. https://doi.org/10.1016/j.pcl.2012.10.002

Bidot-Fernández, A. (2017). Composición, cualidades y beneficios de la leche de cabra: revisión bibliográfica. Rev. Prod. Anim, 29(2).

Fraser, G. E., Jaceldo-Siegl, K., Orlich, M., Mashchak, A., Sirirat, R., & Knutsen, S. (2020). Dairy, soy, and risk of breast cancer: those confounded milks. Int J Epidemiol. https://doi.org/10.1093/ije/dyaa007

Melnik, B. C., Malte John, S., Carrera-Bastos, P., Cordain, L., Leitzmann, C., Weiskirchen, R., & Schmitz, G. (2023). The Role of Cow’s Milk Consumption in Breast Cancer Initiation and Progression. Current Nutrition Reports, 12, 122–140. https://doi.org/10.1007/s13668-023-00457-0

Mesejo Alfonso, Martinez, J.-F., & Martinez, C. (2012). Manual básico de nutrición clínica y dietética (Hospital Clínico Universitario de Valencia, Ed.; 2nd ed.).

Pereira, P. C. (2014). Milk nutritional composition and its role in human health. Nutrition, 30(6), 619–627. https://doi.org/10.1016/J.NUT.2013.10.011

Sargsyan, A., & Dubasi, H. B. (2021). Milk Consumption and Prostate Cancer: A Systematic Review. The World Journal of Men’s Health, 39(3), 419. https://doi.org/10.5534/WJMH.200051

!Déjanos tu comentario!

Blogs Recientes

¡Síguenos!