fbpx

Relación entre colesterol, triglicéridos, omega 3 y el infarto y la trombosis.

Grasas saludables y su relación con infarto y trombosis

Al igual que en artículos anteriores, los lectores familiarizados con el metabolismo de los lípidos pueden pasar directamente a la segunda parte del artículo.

PRIMERA PARTE –

En un blog anterior describimos la clasificación de las grasas o lípidos de importancia nutricional. En este artículo retomaremos varios aspectos de ese blog, para relacionarlo molecularmente con enfermedades del sistema circulatorio como son el infarto agudo de miocardio (IAM) y la Enfermedad Cerebrovascular (ECV), llamada comúnmente trombosis.

La estructura química de un ácido grasos (grasas) consiste en uniones de átomos de carbono, en donde en un extremo hay un grupo carboxilo (COOH-) y en el otro extremo un grupo metilo (CH3)

Estructura química de un ácido gaso

Estructura química de un ácido graso, cadena de átomos de carbono, con un extremo carboxilo, izquierda y otro extremo metilo derecha.

Clasificación de los ácidos grasos.

Para el interés en las áreas de la nutrición y la medicina en general, los ácidos grasos se pueden clasificar de acuerdo a tres aspectos:

Según la presencia o ausencia de dobles enlaces entre los átomos de carbono.

Los ácidos grasos sin presencia de dobles enlaces se denominan ácidos grasos saturados.

Los ácidos grasos con presencia de dobles enlaces se les llama ácidos grasos insaturados (PUFA) por sus siglas en inglés, y dependiendo de la ubicación del doble enlace se subclasifican en omega 3, omega 6 y omega 9.

Estructura química del ácido graso monoinsaturado (ácido oléico) y ácidos grasos monoinsaturados omega 3 y omega 6.

La importancia de esta clasificación radica en que, existe un delicado equilibrio entre los ácidos grasos omega 6 y los omega 3, la relación ideal es 3:1 o menos. Los ácidos grasos omega 6 son más frecuentes en la naturaleza y se encuentran en abundantes cantidades en los aceites derivados de semillas vegetales altamente procesados (aceite de girasol, maíz, palma, canola) que se comercializan en supermercados.

Mientras que los omega 3 son más escasos, se encuentran naturalmente en los pescados azules (salmón, atún) y debido a la baja disponibilidad en la naturaleza frecuentemente hay que suplementarlos, si bien existen fuentes naturales de omega 3 vegetal (chía, linaza, sacha inchi), estos vegetales proporcionan el omega 3 en forma de un precursor ALA (ácido alfa Linolénico), que tiene muy poca biodisponibilidad y de ellos se obtienen pocas cantidades de las formas de omega 3 activas DHA (ácido docohexaenoico) y EPA (ácido eicosapenaenoico).

Los ácidos grasos omega 3 tienen un efecto antiinflamatorio, los ácidos grasos omega 6 tienen un efecto contrario estimulan la inflamación; entonces teniendo en cuenta que la formación de ateromas en las arterias tiene un componente inflamatorio, ya podemos deducir qué tipo de ácido graso debemos preferir.

vías metabólicas de los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y omega 6

Esquema que muestra la vías metabólicas de los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y omega 6. Compiten por las mismas enzimas, por lo que al consumir mayor cantidad de omega 3, se da prelación a la producción de citoquinas antiinflamatorias. Fuente Gordillo 2015.

el omega 9 se encuentra en altas cantidades en el aceite de oliva base de la dieta mediterránea.

Según el número de carbonos que conforman el ácido graso.

Los ácidos grasos según el número de carbonos pueden subclasificarse en: Ácidos Grasos de Cadena Corta (SCFA) por sus siglas en inglés que tienen entre 2 y 4 átomos de carbono; Ácidos Grasos de Cadena Media (MCFA) que tienen entre 4 y 12 átomos de carbono; y Ácidos Grasos de Cadena Larga (LCFA) que tienen 16 o más átomos de carbono.

Ácido butírico
El ácido butírico es molécula generadora de energía de los enterocitos, es producido por la microbiota intestinal mediante fementación de la fibra dietaria (prebióticos)
Ácido Láurico
El ácido láurico es el mayor representante en la naturaleza de los ácidos grasos de cadena media. Se encuentra en el aceite de coco y se emplea para tratamiento de enfermedades hepáticas y neurológicas
Ácido Palmítico
El ácido palmítico de 16 carbonos, es abundante en los aceites ultraprocesados de semillas vegetales (maíz, soya, canola, girasol). Si bien es necesario, el exceso produce efectos deletéreos en el sistema cardiovascular.

Esta clasificación de según el número de carbonos es más aplicable a los ácidos grasos insaturados, la importancia de esta clasificación radica en que las propiedades, los beneficios en la salud, la forma de metabolizarse en el cuerpo, y los beneficios para la salud difieren dependiendo de si son SCFA, MCFA o LCFA.

Los SCFA circulan libremente y tienen características que los asemejan más a los iones, se pueden desplazar de un compartimento a otro en el organismo humano. Los SCFA son la principal fuente de alimento de los enterocitos (células del intestino), son producidos por la microbiota intestinal (antes llamada flora intestinal) y tienen funciones benéficas en el intestino y en otros órganos, por ejemplo el sistema inmune y cerebro. Por esta razón es importante tener una microbiota intestinal saludable y es imperativo el estudio del microbioma intestinal (genes de la microbiota) cuando hay padecimientos del sistema gastrointestinal, inmune y nervioso.

Los MCFA, tienen la particularidad de que se metabolizan más fácilmente, por lo tanto, tienen la tendencia a generar energía (quemarse), más que acumularse, además varias investigaciones han concluido que tienen aplicación nutricional en enfermedades neurodegenerativas. La principal fuente natural de estos MCFA es el aceite de coco, en algunas enfermedades principalmente neurológicas y hepáticas se deben suplementar.

Ácidos grasos de cadena media
MCT Oil de Jarrow, son ácidos grasos de cadena media (entre 6 y 12 carbonos) a ellos pertenecen el ácido caprico, ácido caroico, ácido caprílico y el ácido láurico. Son ácidos grasos muy escasos en la naturaleza. Estos ácidos grasos de cadena media (AGCM) o MCT por sus siglas en inglés, son importantes porque su metabolismo es diferente de los ácidos grasos de cadena larga, puesto que no requieren su procesamiento mitocondrial, por lo tanto, no son causa importante de dislipidemia

Los LCFA, son abundantes en la naturaleza, especialmente en los aceites de semillas de origen vegetal (aceite de girasol, maíz, palma, canola). Si bien son necesarios especialmente como precursores de hormonas y estructuralmente en la membrana de todas las células humanas, también es cierto que son los que más tienden a acumularse como grasa visceral.

Además los LCFA en el proceso industrial de fabricación, para conservar su palatabilidad y duración en los estantes de supermercados, son sometidos a hidrogenación (aceites hidrogenados o grasas tans) cambiando su conformación tridimensional. Su alto consumo se ha relacionado con arterioesclerosis, infarto de miocardio y enfermedad cerebrovascular y en mi opinión personal son el principal carcinógeno responsable de gran parte de los problemas oncológicos a nivel mundial.

Clasificación de los ácidos grasos según su unión a otros compuestos.

Los ácidos grasos en el organismo humano rara vez están solos, lo más común es que se encuentren esterificados a otras moléculas.

Triglicéridos

Los triglicéridos se forman por la unión a un alcohol llamado glicerol, a unión de tres ácidos grasos al glicerol forma triglicéridos, y si son dos diglicéridos, es la forma como se almacena la grasa en los adipocitos.

Estructura química de los triglicéridos

Estructura química del tricilglicerol o triglicérido: Glicerol unido a un ácido palmítico en el primer carbono del glicerol; ácido oléico (omega 9) en el carbono del medio; y ácido alfa linolenico (omega 3) en el tercer carbono del glicerol.

Fosfolípidos.

Los fosfolípidos que son un triglicérido esterificado con un grupo fosfato (PO4H3) que a su vez puede unirse a otras moléculas, son los principales componentes lipídicos de las membranas celulares. El nombre del fosfolípido va a depender de la molécula que se une al grupo fosfato:

Fosfatidilcolina: colina.

Fosfatidilserina: serina.

Fosfatidiletanolamina.

Fosfatidilinositol.

Esquema de los fosfolípidos y su relación con la membrana plasmática

Esfingomielina.

Aunque se considera un fosfolípido, la esfingomielina tiene características diferentes que permite que cumpla funciones aislantes en el sistema nervioso. Este efecto aislante se debe a que, en vez de una cadena principal glicerol, tiene una cadena de esfingosina.

Colesterol.

El colesterol es el precursor de las hormonas esteroideas, hormonas sexuales, los ácidos biliares y a vitamina D, por lo que una irregularidad en el metabolismo del colesterol puede estar relacionado con un sin número de patologías.

Más de la mitad del colesterol del cuerpo surge por síntesis del mismo organismo (700 mg/día) y la biosíntesis se realiza a partir del Acetil CoA, la principal enzima reguladora es la 3Hidroxi 3Melil Glutaril CoA Reductasa (HMG-CoA).

El colesterol es captado por la célula a través de receptores LDL de membrana (apo B-100), por lo tanto, un aumento en la ingesta de colesterol, un aumento en la biosíntesis, o aumento en la expresión de los receptores de membrana, puede también causar arterioesclerosis, infarto de miocardio y enfermedad cerebrovascular (trombosis).

Esquema del metabolismo del colesterol y los factores que influyen en su nivel plasmático.

Esquema que muestra la biosíntesis de colesterol vía mevalonato; el sitio de acción de la enzima HMG-CoA; y efecto de la expresión de los receptores de LDL. Fuente Gordillo 2015.

SEGUNDA PARTE – 

Los lípidos de la membrana celular, los verdaderos responsables del infarto de miocardio y la enfermedad cerebrovascular.

En cada parte de este artículo la membrana celular es protagonista, la membrana celular está compuesta principalmente de fosfolípidos, colesterol, y proteínas. Los cambios en los lípidos de la membrana celular, son la clave de la fisiopatología molecular de las enfermedades cardiovasculares – Infarto agudo de miocardio y Enfermedad Cerebrovascular.

El modelo de membrana celular propuesto por Singer y Nicholson en 1972 es de aceptación universal en el ámbito científico, consiste en una bicapa lipídica que se compone principalmente de fosfolípidos; las colas de ácidos grasos son hidrofóbicas y se ubican en el centro, mientras que las cabezas de los fosfolípidos conformados por el glicerol y el grupo fosfato son polares.

Dicho modelo estipula que la membrana celular es una estructura caracterizada por la fluidez, en donde los fosfolípidos experimentan movimientos laterales y se redistribuyen constantemente.

mosaico fluido de membrana celular propuesto por Singer y Nicholson (1972).

Esquema del modelo de mosaico fluido de membrana celular propuesto por Singer y Nicholson (1972). La membrana plasmática está compuesta por bicapas lipídicas: Proteínas, algunas integrales transmembrana y otras periféricas; Colesterol que actúa en calidad de amortiguador para modificar la fluidez de las membranas; Fosfolípidos con cabezas polares hacia el exterior e interior y colas de ácidos grasos (saturados e insaturados) en medio. Fuente: Educandose.com

La fluidez de las membranas celulares depende en gran medida de la composición lipídica de la membrana. Y la fluidez de una membrana afecta su función y por tanto su propensión a generar ateromas y al funcionamiento de los receptores de membrana como por ejemplo el de la insulina. Una buena fluidez de membrana permite que los receptores funcionen más eficientemente.

Ahora bien, teniendo en cuenta que la composición lipídica afecta la fluidez, y, por tanto, la función de la membrana, podemos concluir que aquellos lípidos que permiten mayor fluidez de membrana, son más beneficiosos para el funcionamiento celular, que aquellos otros lípidos que por el contrario hacen que la membrana sea rígida.

Los PUFAS tienen normalmente una conformación isométrica en “cis”, mientras que las grasas hidrogenadas procedente de semillas vegetales ultraprocesados, son convertidos artificialmente a una conformación isométrica “trans”.

Los ácidos grasos isométricamente pueden tener posición espacial cis o trans.

Estructura química del ácido oléico, con isometría “cis” izquierda, que es la forma espacial como naturalmente se presentan los ácidos grasos mono y poliinsaturados en la naturaleza; y ácido oleico con isometría “trans” a la derecha. Nótese que la isometría cis genera un ángulo o codo que cuando hace parte de la cola del fosfolípido de membrana, le confiere mayor fluidez; Por el contrario, las grasas hidrogenadas “trans” aportan rigidez a la membrana, dificultando el funcionamiento de la misma. -Fuente: Bioquímica de Harper 31 ed.

La clave en el funcionamiento de la membrana celular, está determinada en gran medida en que los fosfolípidos que la compone tengan en sus colas la suficiente cantidad de ácidos grasos en conformación isométrica “cis”, es decir ácidos grasos insaturados, de tal manera que los “codos o ángulos” isométricos permitan mayor fluidez de la membrana para cumplir sus funciones.

En conclusión.

La ingesta reducida de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados (omega-3 y 9) y la alta ingesta de ácidos grasos saturados de cadena larga y ácidos grasos hidrogenados trans, se relaciona directamente con la fisiopatología molecular inicial del infarto de miocardio y de la enfermedad cerebrovascular. Pues la puerta de entrada a estas enfermedades reside en la calidad de las colas de los fosfolípidos que conforman la membrana celular.

Bibliografía

Farooqui, A. (2021). Molecular Aspects of Neurodegeneration, Neuroprotection, and Regeneration in Neurological Disorders (E. Inc. (ed.); 1st ed.). AP.

Gordillo Bastidas Daniela, Gordillo Bastidas Elizabeth. Nutrición Molecular 1 Ed. McGrawHill 1 Ed 2015.

Harper Langer, Bioquímica Ilustrada. 2017. 31 Ed McGrawHill.

Rosembergs Molecular and Genetic Basis of Neurological and Psychiatric Diseases. 2019. Ed Academic Press.

!Déjanos tu comentario!